Derecho de la familia
Últimas publicaciones:

Alimentos concepto Pensión Alimenticia México

La familia es el núcleo fundamental de toda sociedad y, por ende, de cada individuo que se encuentra en ella ya sea por consanguinidad o por afinidad, y es gracias a ésta que le es posible desarrollarse y proyectarse a lo largo de su vida. Sin embargo, formar parte de esta institución trae consigo ciertas consecuencias de parentesco y de solidaridad humana. En este caso, dentro del derecho de familia, encontramos un tema de interés ya que define con facultad jurídica a una persona para exigirle a otra lo necesario para subsistir: El derecho de alimentos.

El tema es de tal importancia que se ha sido tratado y regulado por diversas organizaciones y tratados tanto mundiales como locales, entre ellas: la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef); así como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Declaración de los Derechos del Niño, la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos, y los diversos códigos civiles a nivel nacional y estatal.

Una lectura de los diversos documentos que regulan este derecho nos ha demostrado que las condiciones para solicitarlo y cumplirlo no son siempre iguales en el país, y que cada estado tiene su propia normatividad. Característica que muchas veces dificulta el cumplimiento de este.

La palabra alimentos es asociada a la comida que necesita una persona para nutrirse, asistencia que se da para el sustento de la vida.

Jurídicamente hablando, se define a los alimentos como el derecho que tienen los acreedores para obtener de los deudores alimentarios, conforme a la ley, todo lo necesario para sobrevivir, desarrollarse y vivir dignamente, lo que incluye lo necesario para alimentarse, vestirse, tener un techo, recibir educación y asistencia médica.

En el derecho civil, los alimentos aparte de ser nutrientes para el cuerpo humano, también comprenden elementos indispensables para el sano desarrollo y armónica convivencia para el entorno social y económico de los individuos y que se da a través del sustento económico.

LA OBLIGACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Los alimentos son una obligación derivada del derecho a la vida que tiene todo ser humano, que vincula en forma recíproca quienes están ligados por virtud del matrimonio, la filiación o el parentesco en la forma en que el propio código establece.

Y se definen como aquellos elementos indispensables para la subsistencia y bienestar del individuo, tanto en lo físico y moral, como en lo social, y consiste en:

  • Un lugar donde el acreedor deba resguardarse, esto es la vivienda o casa habitación.
  • Los nutrientes necesarios para ser ingeridos por el organismo humano y lograr su desarrollo físico adecuado.
  • El vestido y el calzado para protección directa contra los elementos naturales.
  • La asistencia médica en el sentido más amplio, como los medios preventivos que protegen al organismo humano.
  • Los gastos inherentes o la educación, principios básicos y elementales de los menores de edad.
  • Los gastos para los acreedores aun cuando hayan dejado de ser menores de edad, o la proporción de un arte, profesión u oficio honesto, adecuados a su sexo, variación o circunstancias personales.
  • Los elementos y gastos indispensables para lograr el descanso, la recreación y esparcimiento a que todo ser humano tienen derecho.

¿CUÁNDO NACE LA OBLIGACIÓN DE LOS ALIMENTOS?

El derecho de recibir alimentos inicia con la necesidad de estos por parte de un acreedor alimentario y la obligación de proporcionarlos con la capacidad económica del deudor alimentista, ello en virtud del parentesco por consanguinidad, por la celebración del matrimonio o cuando existe concubinato, por adopción y en determinados casos, aun después de disuelto el vínculo matrimonial, subsistiendo ese derecho en tanto exista y se demuestre la necesidad del acreedor alimentario y la capacidad del deudor de suministrarlos.

La suprema corte de justicia ha sido coincidente con lo anterior al definir al derecho de alimentos como:

“La facultad jurídica que tiene una persona denominada acreedor alimentista para exigir a otra, deudor alimentario, lo necesario para vivir como consecuencia del parentesco consanguíneo, del matrimonio, del divorcio, y en ciertos casos del concubinato; por lo que los alimentos se hacen consistir en proporcionar la asistencia debida para el adecuado sustento de una o varias personas por disposición imperativa de la ley, caracterizándose esta obligatoriedad legal por ser recíproca.”[1]

En México, en cada entidad federativa son los códigos civiles y de procedimientos civiles, quienes regulan el derecho y la obligación alimentaria, así como el procedimiento y las reglas para obtención y reclamo de alimentos.

  1. Tomado de la ejecutoria de la contradicción de tesis 49/2007-PS, publicada en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Novena Época. Tomo XXVII, febrero de 2008, p. 59; IUS: 20729.

 

Mostrar más

Gabriel Aranda Z.

Profesional especializado en temas de Seguridad Social, laboral, fiscal en México, se ha desempeñado en diferentes empresas a nivel nacional, actualmente se desarrolla como consultor independiente. En proceso de titulación en Derecho en el Sistema de Enseñanza Abierta de la Universidad Veracruzana. Instructor de capacitación certificado bajo la norma CONOCER.
Botón volver arriba
error: Alert: El contenido esta protegido contra plagio